Las piezas que salen de un taller de mecanizado en Huesca tienen una gran cantidad de usos, tanto en nuestra vida cotidiana como de forma intermedia en otras manufacturas y sectores industriales, que se sirven del trabajo de mecanizado para facilitar la fabricación de sus propios productos.

Y es que la cartera de clientes de un taller como Obasca es mucho más amplia de lo que la mayoría de gente pudiera pensar de un sector tan aparentemente localizado y especializado como el de los mecanizados, porque abarca desde la industria textil a la petroquímica, pasando por la alimentaria y muchas otras. Por ejemplo, muchos de las piezas mecanizadas que elaboramos a diario en nuestro taller van a parar a las poleas y los guía hilos que se utilizan después en las fabricación de los vaqueros, camisas y todo tipo de prendas que compramos en las grandes superficies comerciales.

Una particularidad de nuestro taller de mecanizado en Huesca es que también podemos fabricar herramientas especiales bajo encargo, siempre y cuando el proyecto para su elaboración sea correcto, por lo que en realidad nuestro trabajo puede servir a un número indeterminado de sectores industriales y laborales.

Pero, entre los más habituales también está la industria petroquímica, que se vale de nuestro trabajo y piezas para fabricar distintos tipos de bombas hidráulicas, equipos rotativos, determinados cierres mecánicos e incluso obturadores para válvulas de control a distintas refinerías. Por supuesto, el sector del automóvil también está entre nuestros clientes, así como la industria gráfica, que necesita de piezas de excelente resistencia a la fricción para las impresoras y otros aparatos usados en este sector.