La evolución del torno para el mecanizado de piezas

974 24 24 47
La evolución del torno para el mecanizado de piezas

Una herramienta fundamental para todas las empresas de mecanizado de Huesca es, sin duda alguna, el torno. En anteriores ocasiones te hemos contado las ventajas de los tornos CNC en cuanto a la precisión y rapidez, pero antes de la incorporación de la tecnología computerizada a la industria de la metalurgia, trabajábamos con tornos de otros tipos.

Hasta la Revolución Industrial, la única forma de trabajar los metales era en la forja. Calentándolos al rojo vivo para golpearlos con fuerza con martillos de diferentes formas y tamaños. La aplicación del motor de vapor a la industria metalúrgica permitió colocar las piezas sobre un soporte y, haciéndolas girar a gran velocidad, utilizar otras herramientas para irles dando forma.

Para las primeras empresas de mecanizado de Huesca la llegada de los llamados tornos paralelos supuso un gran avance. Las herramientas para desbastar la pieza a mecanizar se colocaban sobre un soporte paralelo al eje de rotación haciendo más sencilla la labor del operario. Este tipo de tornos, de hecho, aun se sigue utilizando en muchos talleres.

Cuando se trata de trabajar sobre piezas de gran tamaño se emplearon los tornos verticales en los que la pieza a mecanizar gira sobre un eje perpendicular al suelo. Aplicado tanto sobre los tornos horizontales como los verticales, el mecanismo conocido como revolver permite el uso simultáneo de diferentes herramientas de mecanizado sobre la misma pieza, reduciendo con ello el tiempo de producción.

Pero la gran revolución, sin duda, llegó con la aparición de los tornos CNC. En ellos, el control computerizado de todo el proceso permite que en Obasca podamos mecanizar todo tipo de piezas con gran precisión.

haz clic para copiar mailmail copiado